El 11 de septiembre de 1946, el presidente Manuel Ávila Camacho expidió un decreto para la expropiación de los terrenos al sur de la ciudad de México que hoy conocemos como Ciudad Universitaria de la UNAM, y unos meses después del mismo año, el presidente recién elegido Miguel Alemán destinó los recursos necesarios para hacer este sueño arquitectónico y cultural una realidad.

Aunque el grupo de arquitectos e ingenieros que participaron incluye a decenas de profesionistas, el proyecto general fue elaborado por los arquitectos Mario Pani y Enrique del Moral, reconocidos arquitectos y profesores de la entonces Escuela Nacional de Arquitectura, ahora Facultad de Arquitectura de la UNAM. A pesar de ser esta la historia oficial, los rumores cuentan que la idea original de la distribución del plan maestro fue propuesta por los entonces destacados estudiantes Teodoro González de León, Armando Franco y Enrique Molinar.

El proyecto arquitectónico del campus central de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se enmarca en el contexto del movimiento moderno, principal corriente arquitectónica del siglo XX, y una en la que Latinoamérica tuvo un papel protagónico con obras como la ciudad de Brasilia, el conjunto habitacional de Nonoalco – Tlatelolco, y por supuesto, Ciudad Universitaria de la UNAM.

La conformación de Ciudad Universitaria de la UNAM tiene 2 puntos interesantes a destacar. El primero es que la distribución está inspirada en la arquitectura del sitio arqueológico de Monte Albán. El campus central y el famoso sitio en Oaxaca comparten elementos como la orientación, distribución y jerarquía de elementos arquitectónicos.

El segundo punto es la conexión epistemológica de cada una de las facultades. La epistemología es la rama de la filosofía cuyo objeto de estudio es el conocimiento. En palabras más sencillas, al hablar de la conexión epistemológica estamos hablando de las formas en las que se agrupa el conocimiento, es decir, las “materias”, las “carreras” o las “disciplinas”. La conexión de las facultades y su distribución del campus están hechas según su relación, por ejemplo:

La facultad de arquitectura se encuentra a lado de la Facultad de ingeniería y frente a la Facultad de Filosofía, esto resalta el carácter de la arquitectura como un arte pero también una ciencia o técnica. A su vez, la Facultad de Filosofía se encuentra a lado de la Biblioteca Central pero también es vecina de la Facultad de Derecho, una íntimamente relacionada con la otra. Así se puede seguir el plano del campus central Facultad por Facultad y encontrar las relaciones intelectuales y geográficas que las distintas facultad tienen.

El 28 de junio de 2007, Ciudad Universitaria de la UNAM fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad y con esto, se reconoció la labor de todos los involucrados y la historia del lugar, además ayudó a fomentar la conservación del campus y concedió la importancia que merece la UNAM al ser la mejor universidad de México.

Ciudad Universitaria es sólo una de las muchas razones para estudiar en la UNAM y recuerda que si quieres formar parte de la máxima casa de estudios puedes prepararte con nuestra guía para el examen de ingreso a la UNAM.